¿Cuál es la importancia del manual de identidad corporativa?

El manual de identidad corporativa es un documento en el que se especifican las directrices que se deben seguir y expresar de forma clara y uniforme la identidad corporativa de una marca, empresa o negocio.

¿Por qué mi empresa necesita un manual de marca de identidad corporativa?

Su finalidad ya sea física o digital, es imprescindible a la hora de gestionar una marca por diferentes razones. En primer lugar, nos muestra cómo es nuestra identidad visual y, por lo tanto, facilita el desarrollo de la expresión gráfica de la marca y nos sirve como pauta donde establecer unas normas a seguir. Del mismo modo, también ayuda a definir la imagen que la empresa desea transmitir a su público y hace que la marca sea reconocible e inconfundible.

¿Cuáles son esos elementos y que información debe incluir un manual corporativo?

Color y derivaciones del logotipo:

En esta sección es fundamental incluir una muestra de los colores corporativos y sus referencias correspondientes para material impreso y pantalla, así como el uso incorrecto del logotipo mostrando algunos ejemplos de cómo no debe aplicarse.

Logotipo:

Es un elemento esencial al formar parte de la marca y ayuda a que esta sea reconocida fácilmente.

 Tipografía:

Cada marca tiene su propia combinación de tipografías corporativas. En este caso se suele mostrar todos los caracteres que la forman desde la A a la Z y los números del 0 al 9.

Piezas de papelería:

En esta área se muestra el diseño de los soportes corporativos de la empresa, en los cuales se incluyen tarjetas de presentación, hoja membretada, etc.

Aplicaciones:

Esto ya depende de cada proyecto o cliente, pero si la empresa desea un manual corporativo más completo, se pueden incorporar algunos elementos extra de aplicaciones. Como por ejemplo la firma para e-mail, la plantilla básica para una presentación corporativa, material POP personalizado.

Al fin y al cabo, lo que buscamos diseñando un manual corporativo es definir y posicionar la marca a través de los diferentes elementos gráficos diseñados para distinguirnos de la competencia y poder ser reconocidos a primera vista.

En resumen, es importante que toda empresa cuente con un punto de referencia a la hora de gestionar su marca para crear una identidad corporativa propia.